Mastografía

Una mastografía es una radiografía de la glándula mamaria que permite detectar lesiones no palpables y diagnosticar oportunamente el cáncer de mama. Se realiza con un mastógrafo (o mamógrafo), un aparato que explora por medio de rayos X tus senos y que dispone de tubos especialmente adaptados para obtener una imagen donde se visualiza si la glándula mamaria tiene algún defecto o malformación. Es una prueba médica que no duele, pero es un poco incómoda.

¿Cómo prepararte para la mastografía?

De acuerdo con los médicos especialistas de la Fundación de Cáncer de Mama A. C. (FUCAM):

• Es recomendable realizarla cuando tus mamas están menos sensibles. Generalmente se recomienda que se haga 10 días después de tu menstruación. • La mujer que ya no menstrúe debe seleccionar 1 día al año. • No utilices desodorante, crema, talcos o ungüentos. El uso de estos productos puede dificultar la interpretación de los estudios. • Lleva vestimenta cómoda, preferentemente de dos piezas.

mastografiadigital1
¿Qué te harán durante la mastografía?

• Deberás quitarte la ropa de la parte superior de tu cuerpo (de la cintura al cuello) y te pondrás una bata. • El examen te lo realizará una técnica en radiología con entrenamiento especial. Si tienes alguna duda o molestia durante el proceso, comunícaselo, ella te ayudará en lo que necesites. • La técnica radióloga utilizará un equipo especial para tomar la radiografía, colocando tu mama entre dos láminas plásticas que mediante la compresión, sujeta la mama y da una imagen diagnóstica para que un experto la evalúe. La compresión dura de 5 a 8 segundos por imagen. Esta sería la parte incómoda del proceso. • El número de imágenes que se requieren por mama depende del tamaño y de lo que la técnica haya encontrado; habitualmente se toman 2  de cada mama. • Si tienes implantes o cicatrices en las mamas infórmaselo al personal de la clínica o del laboratorio donde te realices la mastografía. Estos casos requieren de tomas especiales. • Los resultados te los entregarán aproximadamente dos semanas después de haberte realizado la mastografía.  • En algunos casos puede ser necesario un estudio complementario como ultrasonido mamario, otras proyecciones o incluso una biopsia para llegar a un diagnóstico adecuado.

Recuerda que la mastografía o mamografía es el estudio más efectivo para detectar el cáncer de mama en etapas tempranas y cuando las probabilidades de éxito de los tratamientos son mayores.