Litrotripsia Extracorpórea

 

Comienza normalmente con la acumulación de cristales (toda persona presenta en la orina), esta crece hasta constituirse en una masa sólida de mayor tamaño con posibilidades de obstruir el flujo de la orina desde los riñones hasta la vejiga. Normalmente, la orina contiene sustancias que evitan la acumulación de estos cristales. Dichos cristales diminutos son eliminados en la orina pero son invisibles al ojo humano.

Cuando los cristales se combinan se forma una piedra renal, esta situación puede generar la obstrucción de la orina en lugares estrechos de la vía urinaria, lo que les impide ser expulsados con la micción. La manifestación más frecuente de la presencia de una piedra en la vía urinaria es el cólico renal. Sin embargo un cálculo renal puede ser asintomático, de manera que un riñón puede ser totalmente destruido sin haberse sufrido ningún episodio de dolor.

liptotricia

 

El procedimiento de litotricia ha ido evolucionando con el transcurrir del tiempo, así como los equipos para realizar este procedimiento. Estos equipos se conocen con el nombre de Litotriptor Extracorpóreo.

Funcionan utilizando ondas de choque de carácter acústico, que se introducen y se concentran en algún punto dentro del organismo. La tercera generación de litotriptores ha mejorado la técnica, ya que produce ondas de intensidad fácilmente regulable, lo que permite impactar al cálculo con mucha precisión. Así, éste se transforma en fragmentos o polvo que pueden eliminarse con facilidad en la orina.

 

Los equipos más avanzados permiten además destruir los cálculos que se encuentran en el uréter, que son más difíciles de ubicar. Esta máquina posee una mesa robotizada, que permite dirigir el desplazamiento en forma manual y sin esfuerzo en distintos ángulos. Además, posee un sistema de soporte especial para apoyar personas de cualquier edad.